Martes , 6 diciembre 2016
Inicio / Inversiones / Cómo Invertir en Bienes Raices

Cómo Invertir en Bienes Raices

Ganar dinero invirtiendo en bienes raíces se ha convertido en un modelo de negocio sostenible por las personas emprendedoras que han visto en los bienes inmueble un atractivo mercado para generar ganancias y hacer crecer sus ingresos.

Cómo ganar dinero invirtiendo en bienes raíces

¿Qué son los bienes raíces?

Los bienes raíces o bienes inmuebles son los principales activos del mercado inmobiliario que ocupan uno de los primeros puestos en los negocios de inversión, pues las personas han estado invirtiendo en bienes raíces desde hace muchos años y al contrario de otros muchos negocios que presentan buenas oportunidades de inversión en tiempo limitado, los bienes raíces es un negocio al alza porque las propiedades siempre se revalorizan, independientemente de que haya crisis o no.

La burbuja inmobiliaria en la que España se había sumido en los últimos años, ha hecho plantearse a muchas personas si la inversión en bienes inmuebles se postula como una buena idea de negocio o no.

Para aclarar este punto es necesario especificar que la inversión en bienes raíces comprende muchas opciones al margen de la compra-venta habitual, que consiste en comprar una propiedad y venderla a un precio más alto para obtener un margen de beneficios. En esta modalidad de inversión, las fluctuaciones de los mercados son mucho más peligrosas y debemos contar con los gravamen del gobierno, lo cual puede reducir sustancialmente las ganancias.

Inversión estándar vs inversión profesional

Como mencionábamos en el punto anterior, a la hora de invertir existen muchas opciones. La más extendida entre la clase media (la más afectada por la burbuja inmobiliaria) es la de comprar un inmueble y venderlo poco después por un precio más alto. Esta posibilidad ofrece la ventaja de obtener un ingreso relativamente rápida, que debe ser trabajado igualmente, pues para vender una propiedad por un precio más alto necesita ser reformada y arreglar los desperfectos que siempre tienen los inmuebles de segunda mano.

Este sistema de inversión tiene demasiados puntos flacos como para asegurar un alto flujo de ganancias a largo plazo, por un lado, los beneficios que se obtienen de la venta de inmuebles está altamente agravado por el Estado, mientras que por el otro, las fluctuaciones del mercado pueden jugar en contra a la hora de rentabilizar una propiedad y obtener el beneficio estimado de la inversión.

La otra modalidad de inversión que manejan los emprendedores y personas que apuestan por este negocio como un sistema efectivo para obtener ingresos pasivos se basa principalmente en la compra para alquilar, de esta forma se consigue un flujo continuo de efectivo que genera ingresos pasivos para pagar las deudas y obtener un margen de beneficios limpio.

Entre las ventajas más destacables de esta modalidad hay que reseñar que la compra de propiedades tiene unas ventajas fiscales que desgravan en la declaración de Hacienda. Además, los bancos están mucho más predispuestos a conceder créditos para hipotecas y adquisición de bienes inmuebles que para otros negocios no relacionados con los bienes raíces.

¿Qué es la depreciación?

La depreciación es un concepto deductivo que ejemplifica claramente la exposición del punto anterior, pues el gobierno permite desgravar un porcentaje del valor total del inmueble durante aproximadamente treinta años, lo cual supone un gran beneficio fiscal a la hora de hacer la declaración de hacienda, que sumado al importe de la hipoteca incluso puede dejarla en negativo.

Los importes y deducciones pueden ser variables en cada caso, no obstante, lo más adecuado en este punto es acudir a un asesor fiscal para recibir asistencia profesional.

Consejos para invertir en bienes inmuebles

Ahora que ya sabes que son los activos que generan ingresos pasivos y cómo los utilizan los ricos para incrementar su patrimonio, vamos a proporcionarte algunos consejos prácticos que te ayudarán a comenzar tus primeros pasos en el mundo de las inversiones con mayor seguridad.

Planteamiento

El planteamiento es el primer paso, el pilar para entrar en el mundo de las inversiones de bienes raíces con buen pie, pues antes de aventurarte en el negocio tienes que pensar en un objetivo o un propósito para diseñar un plan en consecuencia. Por ejemplo, ¿Quieres enriquecerte? ¿Conseguir un flujo constante de ingresos pasivos?¿Necesitas dinero rápido?

Todas y cada una de estas preguntas deben ser estudiadas y meditadas a fondo para comenzar de lleno con las ideas claras y que nada pueda apartarte de tu objetivo final.

¿Tienes tiempo?

Esta pregunta queremos plantearla al margen del punto anterior porque es de lo más importante, pues rentabilizar una inversión en bienes raíces por lo general toma bastante tiempo en trámites y gestiones administrativas. Estas gestiones implican además conocimientos sobre la materia, por lo que cada persona debe analizar bien si dispone del tiempo necesario para ocuparse de estos asuntos o por el contrario, le renta más contratar servicios de gestión y asesoramiento profesional para que se ocupen de estas actividades o buscarse un socio que asuma estas funciones, mientras que la otra parte asume funciones de socio inversor o capitalista.

Habilidades naturales para el negocio

Este punto también complementa al anterior, pues cada persona tiene que conocer a la perfección sus puntos fuertes y débiles a la hora de emprender un determinado negocio o actividad y compensarlo en consecuencia, por ejemplo, si alguien es bueno en la búsqueda de propiedades rentables, pero no sabe nada de reformas, debería asociarse con alguien que disponga de estos conocimientos o en su defecto, subdelegar estas tareas a un contratista y pagar por ello.

Inversión y renta

Dos conceptos que también hay que tener muy claros a la hora de invertir en bienes raíces, cual es el capital disponible para invertir y cual es la renta que se dispone a obtener con ello y en este punto, hay que dejar claro que el capital disponible para invertir no debe extenderse únicamente al coste de la propiedad, sino a todo lo que ello conlleva, reformas, pagar a los trabajadores, gastos de notaría etc.

Formación

No hace falta ser licenciado en economía para invertir en bienes raíces, pero sí se debe tener una formación al respecto que en caso de querer dedicarte profesionalmente a este negocio, nunca debería terminar, pues adquirir nuevos conocimientos te permitirá dilucidar nuevas opciones más ventajosas y por consiguiente, vías alternativas de incrementar tus ingresos.

Estrategia

La estrategia es sin lugar a dudas el camino que nos conducirá al objetivo deseado, por ello debemos tomarnos el tiempo necesario para diseñarla en consecuencia, algo que no sería posible sin haber definido claramente cada uno de los conceptos anteriores para incluirlos en la planificación.

Como verás las inversiones en bienes raíces son un negocio fructífero y muy interesante que ofrece muchas posibilidades de ganancias a corto y largo plazo, por lo que si estás interesado en este modelo de negocio te invitamos a que amplíes lo aprendido para llevar a la práctica los consejos de esta guía.

Suscribete ahora y recibe las últimas noticias sobre las